for Journals by Title or ISSN
for Articles by Keywords
help
Followed Journals
Journal you Follow: 0
 
Sign Up to follow journals, search in your chosen journals and, optionally, receive Email Alerts when new issues of your Followed Journals are published.
Already have an account? Sign In to see the journals you follow.
Journal Cover
EMC - Otorrinolaringología
Number of Followers: 0  
 
  Full-text available via subscription Subscription journal
ISSN (Print) 1632-3475
Published by Elsevier Homepage  [3163 journals]
  • Trastornos centrales de la audición
    • Authors: M. Puechmaille; L. Gilain; P. Avan; T. Mom
      Pages: 1 - 13
      Abstract: Publication date: April 2018
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 47, Issue 2
      Author(s): M. Puechmaille, L. Gilain, P. Avan, T. Mom
      Los trastornos centrales de la audición engloban, por una parte, las sorderas centrales debidas a lesiones corticosubcorticales que dan lugar a cuadros semiológicos conocidos desde hace tiempo (sordera verbal, sordera cortical y agnosia auditiva) y, por otra parte, trastornos auditivos menos marcados y que se han identificado más recientemente, como algunos retrasos del aprendizaje infantil, algunas sorderas del adulto que contrastan con unos umbrales auditivos periféricos en los límites de la normalidad (disfunción auditiva indefinida [obscure auditory dysfunction], sordera oculta) y algunas presbiacusias con participación central. La amusia congénita es un trastorno genético central de la audición muy frecuente. Estos trastornos son difíciles de diagnosticar y su detección requiere pruebas subjetivas y electrofisiológicas específicas. Sin embargo, es importante establecer el diagnóstico de estos trastornos centrales de la audición para mejorar el tratamiento de las personas afectadas, en particular en los niños que están en pleno período de aprendizaje. Existen numerosas etiologías, que incluyen los trastornos isquémicos, hemorrágicos, tumorales, infecciosos, degenerativos, así como iatrogénicos (esencialmente quirúrgicos y radioquirúrgicos). Algunas causas infantiles no son « estáticas », sino relacionadas con una desincronización de la maduración de las vías auditivas. La exploración objetiva puede basarse en la electrofisiología. Estas técnicas, que utilizan los potenciales provocados auditivos precoces, semiprecoces y tardíos, los potenciales provocados auditivos de estado estable (ASSR, auditory steady state response) y los potenciales provocados auditivos del tronco del encéfalo con estímulo de habla (S-ABR, speech-auditory brainstem response), proporcionan informaciones limitadas sobre el estado de las vías auditivas centrales, pero pueden ayudar a clasificar las diferentes afecciones causales, en particular a la hora de identificar las localizaciones de las lesiones. Las pruebas de imagen funcionales (resonancia magnética funcional [RMf], magnetoencefalografía, tomografía por emisión de positrones [PET]) son prometedoras, pero su aplicación clínica aún es limitada.

      PubDate: 2018-04-25T15:31:16Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(18)89282-7
       
  • Tumores malignos del oído
    • Authors: C. Beauvillain de Montreuil; A. Jourdain
      Pages: 1 - 20
      Abstract: Publication date: April 2018
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 47, Issue 2
      Author(s): C. Beauvillain de Montreuil, A. Jourdain
      Los tumores malignos del oído engloban tumores desarrollados en un órgano funcional compuesto por estructuras histológicas distintas, lo que explica el carácter diverso que pueden presentar estas neoplasias. Los carcinomas del pabellón auricular (oreja) y del conducto auditivo externo (CAE) son los más frecuentes. La mayoría de estos tumores son neoplasias dermatológicas, principalmente el carcinoma basocelular (CBC), carcinomas epidermoides (CE) y, en menos ocasiones, melanomas o carcinomas neuroendocrinos de Merkel. Estos tumores plantean, al nivel del pabellón, los mismos problemas diagnósticos y terapéuticos que los otros tumores cutáneos. En el CAE, la situación es más compleja, debido a la presencia en la piel de muchas células ceruminosas y glandulares, que pueden desarrollar adenocarcinomas o carcinomas adenoides quísticos. El diagnóstico de estos tumores malignos es difícil en ocasiones cuando simulan una otitis externa, al comienzo banal, pero que debe suscitar sospechas debido a su resistencia a los tratamientos. La biopsia con anestesia local, e incluso general (debido al dolor), es la única prueba que permite confirmar el diagnóstico y el tipo histológico. El tratamiento es principalmente quirúrgico, con una resección ósea amplia, dependiendo de la extensión tumoral observada idealmente antes de la intervención mediante pruebas de imagen, que deben asociar una tomografía computarizada (TC) y una resonancia magnética (RM). Los tumores del oído medio son mucho más raros, sobre todo porque puede ser difícil distinguir un tumor primario del oído medio o un tumor del CAE que invada el oído medio. Entre los tumores malignos del conducto auditivo interno (CAI), predomina el schwannoma maligno, tanto primario, como favorecido por una irradiación previa. Los tumores del saco endolinfático suelen ser de diagnóstico tardío, debido a su latencia. Obligan a buscar de forma sistemática la presencia de un síndrome de Von Hippel-Lindau. Los tumores óseos del peñasco suelen ser sarcomas, en particular condrosarcomas. Sin embargo, en presencia de un tumor óseo, hay que sospechar una metástasis ósea de un carcinoma pulmonar, digestivo, renal, mamario o de otros tumores osteófilos. En los niños, se debe sospechar una histiocitosis de células de Langerhans ante un tumor óseo del peñasco y hay que realizar una biopsia ósea.

      PubDate: 2018-04-25T15:31:16Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(18)89283-9
       
  • Anatomía de las cavidades nasosinusales
    • Authors: J. Delmas; T. Radulesco; A. Varoquaux; J.-M. Thomassin; P. Dessi; J. Michel
      Pages: 1 - 20
      Abstract: Publication date: April 2018
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 47, Issue 2
      Author(s): J. Delmas, T. Radulesco, A. Varoquaux, J.-M. Thomassin, P. Dessi, J. Michel
      La anatomía de las cavidades nasosinusales presenta varias particularidades. En primer lugar, su complejidad las convierte en una región difícil de aprender por los profesionales jóvenes, tanto anatomistas como radiólogos o cirujanos. En este artículo, además de la presentación de la anatomía descriptiva clásica, los autores han querido puntualizar los conceptos principales de anatomía quirúrgica y los elementos clave de la anatomía radiológica nasal y sinusal. Se insistirá en las nuevas nomenclaturas, en particular del sistema etmoidofrontal, para permitir una mayor adecuación con la nomenclatura utilizada en las publicaciones internacionales. Las numerosas ilustraciones que se presentan permiten al lector familiarizarse con la anatomía normal y llaman su atención sobre las principales variantes anatómicas que se pueden encontrar. En este artículo, se llama la atención del lector sobre la utilización de la tomografía computarizada de haz cónico (TCHC), que parece ser una técnica de imagen sinusal prometedora.

      PubDate: 2018-04-25T15:31:16Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(18)89285-2
       
  • Quistes de la laringe y laringoceles
    • Authors: F. Richard; M. Mondain; R. Garrel
      Pages: 1 - 15
      Abstract: Publication date: February 2018
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 47, Issue 1
      Author(s): F. Richard, M. Mondain, R. Garrel
      Los quistes de la laringe y los laringoceles constituyen una entidad nosológica heterogénea. El componente principal de estas afecciones se desarrolla a expensas del ventrículo laríngeo (o ventrículo de Morgagni) y de su apéndice anterior, el sáculo. Se trata de los quistes saculares, los laringoceles, los laringomucoceles y los laringopioceles. El segundo marco nosológico está constituido por los quistes de inclusión o de retención glandular, que pueden afectar a cualquier compartimento laríngeo. Por último, algunos quistes muy infrecuentes pueden aparecer por anomalías del desarrollo embrionario que dan lugar a malformaciones del cartílago tiroides, quiste foraminal y duplicación quística de la laringe. La sintomatología depende de la edad de aparición, de la localización y del volumen del quiste, así como de una posible sobreinfección. Muchos quistes son asintomáticos. Por el contrario, algunos casos se manifiestan por una disnea aguda potencialmente mortal en un contexto en ocasiones infeccioso. El tratamiento, fuera de la fase urgente, consiste en la resección endoscópica con láser o, en su defecto, en la marsupialización. Cuando existe un componente extralaríngeo predominante, éste se trata por vía externa. El tratamiento quirúrgico adecuado ofrece buenas posibilidades de curación, pero las recidivas siempre son posibles, lo que obliga a realizar intervenciones repetidas.

      PubDate: 2018-03-21T13:05:58Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)87883-8
       
  • Tumores nerviosos del cuello
    • Authors: A.-O. Diallo; P. Philouze; P. Céruse
      Pages: 1 - 11
      Abstract: Publication date: February 2018
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 47, Issue 1
      Author(s): A.-O. Diallo, P. Philouze, P. Céruse
      En la mayoría de los casos, los tumores nerviosos del cuello aparecen de forma aislada y esporádica, pero pueden integrarse en el contexto de enfermedades hereditarias como las neurofibromatosis y las schwannomatosis, que deben buscarse. En la inmensa mayoría de los casos, son benignos, pero es importante no pasar por alto las formas malignas. Gracias a los progresos de las pruebas de imagen, se puede obtener un diagnóstico preterapéutico sin biopsia previa, pero la certeza absoluta se consigue siempre con la biopsia, aunque en algunas formas el diagnóstico histológico preciso no siempre es fácil. El tratamiento de referencia es la cirugía pero, debido a las secuelas que puede causar la resección, se puede proponer una vigilancia o una radioterapia, manteniendo una vigilancia muy estrecha sobre los posibles errores diagnósticos y los riesgos de transformación maligna. Es indispensable llevar a cabo un tratamiento multidisciplinario, debido a la complejidad de algunas formas.

      PubDate: 2018-03-21T13:05:58Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)87884-x
       
  • Adaptación audioprotésica convencional
    • Authors: J.-C. Ceccato; J. Bourien; F. Venail; J.-L. Puel
      Pages: 1 - 15
      Abstract: Publication date: November 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 4
      Author(s): J.-C. Ceccato, J. Bourien, F. Venail, J.-L. Puel
      El 16% de la población adulta y un 50% de las personas mayores de 75 años presentan trastornos auditivos (sorderas, acúfenos). Debido al aumento de la esperanza de vida y a la exposición al ruido, que acelera el envejecimiento, muchas personas mejorarían su audición con una adaptación audioprotésica. En la actualidad, casi todas las audioprótesis son digitales y con conexión inalámbrica. Estos dispositivos pueden ser retroauriculares, que se colocan sobre el pabellón, o intraauriculares, disimulados más o menos en el conducto auditivo externo. El fundamento de estos aparatos es amplificar la información pertinente (en particular el habla) para dirigirla hacia el tímpano. En este artículo, se describe el funcionamiento y las estrategias de tratamiento de la señal para adaptarse a las diversas situaciones auditivas de los pacientes. Sin duda, la adaptación protésica se basa en un proceso científico, en particular porque se apoya en un estudio audiológico completo y en programas informáticos de tratamiento de la señal sofisticados. Sin embargo, el éxito de la adaptación audioprotésica requiere también una rehabilitación del paciente, así como un acompañamiento personalizado y frecuente para lograr un ajuste adaptado a la sordera, al entorno, a la vida y a las expectativas de la persona con sordera.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)86842-9
       
  • Sinusitis posteriores: esfenoiditis y esfenoetmoiditis posteriores
    • Authors: A. Garin; L. Manfredi; R. Luscan; C. Nowak; J. Nevoux; J.-F. Papon
      Pages: 1 - 8
      Abstract: Publication date: November 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 4
      Author(s): A. Garin, L. Manfredi, R. Luscan, C. Nowak, J. Nevoux, J.-F. Papon
      Las sinusitis esfenoidales y etmoidales posteriores son formas raras de sinusitis. En la mayoría de los casos, se manifiestan por signos inespecíficos, como cefalea. Su diagnóstico es tardío en ocasiones y se puede realizar por una complicación cuyas secuelas son potencialmente graves. Las complicaciones de las sinusitis posteriores se relacionan con su proximidad a elementos anatómicos como el nervio óptico, el seno cavernoso, la carótida interna, los nervios oculomotores y el cerebro. Los progresos de las pruebas de imagen (tomografía computarizada clásica y de haz cónico, resonancia magnética) han permitido mejorar el diagnóstico y precisar la extensión en las formas complicadas. La cirugía endoscópica nasosinusal, guiada en ocasiones por la navegación asistida por ordenador, es un tratamiento de referencia de las formas complicadas.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)86843-0
       
  • Insuficiencia velofaríngea
    • Authors: F. Marmouset; A.G. Piller; C. Bobillier; S. Pondaven; E. Lescanne
      Pages: 1 - 14
      Abstract: Publication date: November 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 4
      Author(s): F. Marmouset, A.G. Piller, C. Bobillier, S. Pondaven, E. Lescanne
      El esfínter velofaríngeo está constituido por los músculos velares y de la pared posterior de la faringe. Tiene un papel fundamental en la diferenciación fonémica y la deglución. La alteración de la función de este esfínter tiene múltiples causas y puede deberse a una patología cromosómica, como el síndrome 22q11.2. La presencia de una insuficiencia velofaríngea en el período de aprendizaje, en los niños pequeños, puede causar consecuencias definitivas sobre el habla y la autoimagen. El diagnóstico y la evaluación preterapéutica son necesariamente pluridisciplinarios. El cirujano otorrinolaringológico (ORL) realiza una evaluación morfológica y funcional mediante nasofibroendoscopia y pruebas de imagen, determinando la operabilidad. La valoración ortofónica-foniátrica es funcional y perceptiva, diferenciando la hipernasalidad de las compensaciones inadecuadas y evaluando la insuficiencia velofaríngea. En los niños, se requiere un plan terapéutico pluridisciplinario a largo plazo. El cirujano ORL se encarga de restablecer el cierre velar, cuya finalidad es mejorar la hipernasalidad (resonancia) y la pérdida nasal (fuga de aire). El ortofonista se ocupa preferentemente del tratamiento de los mecanismos compensadores articulatorios inadecuados, además de actuar sobre el esfínter velofaríngeo. El soporte y la orientación familiares son indispensables en los niños pequeños y otros profesionales suelen intervenir en el tratamiento.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)86845-4
       
  • Melanoma cutáneo cervicofacial
    • Authors: A. Moya-Plana; E. Routier; C. Mateus; F. Kolb; C. Robert
      Pages: 1 - 9
      Abstract: Publication date: November 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 4
      Author(s): A. Moya-Plana, E. Routier, C. Mateus, F. Kolb, C. Robert
      El melanoma maligno cervicofacial debe dividirse en dos grupos distintos: el melanoma de origen cutáneo y el melanoma mucoso. En efecto, estas dos entidades presentan diferencias importantes en términos de historia natural, epidemiología, tratamiento y pronóstico. El melanoma cutáneo es la forma predominante. Su incidencia está en constante aumento desde hace varias décadas, con 10 casos nuevos por 100.000 habitantes y por año en Francia (que causan 1.600 fallecimientos). El principal factor de riesgo es la exposición solar, pues las formas familiares sólo representan el 10% de los pacientes. En el 30% de los casos, su localización es cervicofacial. Las particularidades anatómicas de esta región influyen notablemente sobre las modalidades terapéuticas y el pronóstico de estos pacientes, que es más reservado. Si bien el tratamiento es ante todo quirúrgico, recientemente se han realizado avances importantes en el tratamiento de los estadios avanzados, con el desarrollo de las terapias dirigidas (en particular anti-BRAF) y de la inmunoterapia (anti-muerte programada 1 [PD-1]). Ocupan un lugar importante la prevención primaria y la educación de los pacientes, en particular en términos de protección solar. El melanoma mucoso, por su parte, es un tumor raro que representa menos del 5% de todos los melanomas. Su localización preferente es cervicofacial, en particular nasosinusal. El pronóstico del melanoma mucoso es reservado. Esta enfermedad es difícil de controlar localmente a causa de su carácter a menudo multifocal y a las exigencias anatómicas de la región cervicofacial, que hacen difícil la realización de una exéresis carcinológica satisfactoria. Además, existe un riesgo metastásico importante que da lugar a una mortalidad significativa precoz. El tratamiento de referencia es la cirugía, seguida clásicamente de una radioterapia adyuvante. Se están evaluando nuevas técnicas de irradiación (hadronterapia, etc.), así como tratamientos innovadores (terapias dirigidas, etc.).

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)86846-6
       
  • Melanomas mucosos cervicofaciales
    • Authors: A. Moya-Plana; J. Thariat; N. Saroul; O. Casiraghi; S. Vergez; L. de Gabory; F. Janot
      Pages: 1 - 8
      Abstract: Publication date: November 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 4
      Author(s): A. Moya-Plana, J. Thariat, N. Saroul, O. Casiraghi, S. Vergez, L. de Gabory, F. Janot
      Los melanomas malignos cervicofaciales deben dividirse en dos grupos distintos: los melanomas de origen cutáneo y los melanomas mucosos. Estas dos entidades presentan diferencias importantes en términos de historia natural, de epidemiología, de tratamiento y de pronóstico. El melanoma cutáneo es la forma predominante. Su incidencia está en constante aumento desde hace varias décadas, con 10 nuevos casos anuales en Francia por cada 100.000 habitantes (responsables de 1.600 fallecimientos). El factor de riesgo principal es la exposición solar. Las formas familiares sólo representan el 10% de los pacientes. En el 30% de los casos, su localización es cervicofacial. Las particularidades anatómicas de esta región influyen sobre todo en las modalidades terapéuticas y en el pronóstico de estos pacientes, que es más reservado. Aunque el tratamiento es sobre todo quirúrgico, se han realizado recientemente progresos importantes en el tratamiento de los estadios avanzados con el desarrollo de las terapias dirigidas (anti-BRAF en particular) y de la inmunoterapia (anti-PD1). Se debe conceder un lugar importante a la prevención primaria y a la educación de los pacientes, sobre todo en términos de protección solar. En cuanto al melanoma mucoso, es un tumor raro, pues representa menos del 5% de todos los melanomas. Su localización preferente es cervicofacial, en particular a nivel nasosinusal. El pronóstico del melanoma mucoso es reservado. Esta patología es difícil de controlar localmente debido a que suele ser multifocal y a las exigencias anatómicas de la región cervicofacial, que dificultan realizar una resección oncológica satisfactoria. Además, existe un riesgo metastásico importante responsable de una mortalidad significativa precoz. El tratamiento de referencia es la cirugía, seguida clásicamente de una radioterapia adyuvante. Se están evaluando nuevas técnicas de irradiación (hadronterapia, etc.), así como tratamientos innovadores (terapias dirigidas, etc.).

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)86847-8
       
  • Implantación coclear en adultos y en niños
    • Authors: E. Truy; G. Lina-Granade; H. Apruzesse; R. Herrmann; A. Coudert; S. Gallégo; B. Flamens-Sevain; E. Ionescu; S. Ayari-Khalfallah; H. Thai-Van
      Pages: 1 - 14
      Abstract: Publication date: August 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 3
      Author(s): E. Truy, G. Lina-Granade, H. Apruzesse, R. Herrmann, A. Coudert, S. Gallégo, B. Flamens-Sevain, E. Ionescu, S. Ayari-Khalfallah, H. Thai-Van
      El implante coclear ya no es un método experimental. Sus indicaciones están validadas por todas las agencias sanitarias mundiales. El respeto de estas indicaciones suele permitir una buena rehabilitación auditiva en los pacientes con sorderas graves, así como profundas, bilaterales, tanto en niños como en adultos. Los centros de implantación coclear en Francia están definidos por unos requisitos publicados por la Haute Autorité de Santé y están sometidos a una acreditación anual por las agencias regionales de salud. La implantación puede ser bilateral simultánea o secuencial. La indicación de los pacientes con acúfenos y cofosis unilateral está actualmente en fase de validación en Francia, mientras que ya se ha autorizado en ciertos países.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)85512-0
       
  • Anatomía del nervio facial
    • Authors: J. Barbut; F. Tankéré; I. Bernat
      Pages: 1 - 20
      Abstract: Publication date: August 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 3
      Author(s): J. Barbut, F. Tankéré, I. Bernat
      El nervio facial ocupa un lugar central en la práctica diaria en otorrinolaringología. La singularidad de su fisiología y su patología hacen que este par craneal sea un tema apasionante que constituye la especialidad de algunos autores. El conocimiento preciso de su anatomía, cuyo trayecto es sinuoso y presenta numerosas relaciones con otros elementos nobles, es un prerrequisito indispensable para su acceso, tanto en la cirugía cervical como otológica u otoneurológica. En este artículo, se comienza por una descripción de las bases embriológicas del segundo arco branquial para ayudar a comprender la anatomía y las variaciones posibles del trayecto y las relaciones del nervio facial. A continuación, se detalla la anatomía descriptiva del nervio facial. El estudio comienza por el origen del mensaje nervioso al nivel cortical con las aferencias para los núcleos centrales. A continuación, se describe el trayecto intracraneal del nervio, desde su recorrido intrapontino a su trayecto intrapetroso, pasando por su porción situada en el ángulo pontocerebeloso. Por último, se presentan las divisiones intraparotídeas, precisando los distintos músculos que inervan. También se realiza una puntualización sobre los distintos ramos nerviosos colaterales intra y extrapetrosos. Asimismo, se expone la anatomía funcional, describiendo las funciones y los trayectos de los distintos ramos colaterales del nervio y los orígenes y terminaciones de los componentes vegetativos, sensitivos y sensoriales del nervio. Por último, se dedica un parágrafo a las variaciones anatómicas del trayecto del nervio, cuyo dominio es indispensable para limitar los riesgos de parálisis facial iatrogénica durante la disección del nervio.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)85513-2
       
  • Actinomicosis cervicofacial
    • Authors: A. Loth-Bouketala; J. Graziani; N. Fakhry
      Pages: 1 - 5
      Abstract: Publication date: August 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 3
      Author(s): A. Loth-Bouketala, J. Graziani, N. Fakhry
      La actinomicosis es una patología rara causada por Actinomyces, unas bacterias anaerobias y filamentosas. Su presentación más frecuente consiste en una tumefacción subcutánea, inflamatoria y crónica. La actinomicosis puede aparecer en diversas localizaciones, pero la región cervicofacial es la que más se afecta. Ciertos factores favorecen la aparición de esta patología (inmunodepresión, traumatismo bucal). La presentación clínica es poco específica y el diagnóstico suele ser tardío. El cuadro clínico puede hacer sospechar una patología tumoral e incluso una tuberculosis. La evolución clínica puede culminar en la fistulización cutánea de la tumefacción. Las pruebas de imagen y los análisis de sangre son poco específicos. Las muestras bacteriológicas y patológicas (punción-aspiración con aguja fina, biopsias, frotis del pus) confirman el diagnóstico. El tratamiento de la actinomicosis consiste en una antibioticoterapia, asociada en ocasiones a un tratamiento quirúrgico.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)85514-4
       
  • Poliposis nasosinusal. Rinosinusitis crónica con pólipos
    • Authors: P. Bonfils; P. Halimi; A.-L. Gaultier; Q. Lisan
      Pages: 1 - 22
      Abstract: Publication date: August 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 3
      Author(s): P. Bonfils, P. Halimi, A.-L. Gaultier, Q. Lisan
      La poliposis nasosinusal (chronic rhinosinusitis with polyps en la literatura anglosajona) es una rinosinusitis crónica bilateral que se caracteriza por el desarrollo de pólipos en las cavidades nasosinusales. Su prevalencia se estima en alrededor del 4% en la población general. La poliposis nasosinusal puede asociarse a ciertas enfermedades, como la mucoviscidosis, la discinesia ciliar, las inmunodeficiencias, la intolerancia a la aspirina y a los antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Se debe a una inflamación crónica de la mucosa nasosinusal, donde la infiltración por eosinófilos es uno de los marcadores de la enfermedad. Sin embargo, su fisiopatología se ignora en la actualidad. Se han propuesto muchas teorías desde hace unos 30 años, que han implicado en particular a la infección micótica y, después, al papel de Staphylococcus aureus. La semiología de la poliposis está dominada por la obstrucción nasal y la anosmia y, en menor grado, la rinorrea posterior. Es la forma de rinosinusitis difusa que provoca una mayor alteración de la calidad de vida. La tríada de Widal (o tríada de Samter) asocia clásicamente poliposis nasosinusal, asma e intolerancia a la aspirina y a los AINE. La prevalencia del asma es elevada en la poliposis nasosinusal; en todos los pacientes con poliposis, se debe buscar sistemáticamente la presencia de asma o de hiperreactividad bronquial inespecífica. El tratamiento es siempre médico, completado ocasionalmente por una intervención quirúrgica. Los tratamientos médicos se basan en la corticoterapia local o sistémica. La cirugía de la poliposis se basa en una videocirugía endonasal, realizada generalmente bajo control endoscópico. Los principales criterios de selección de los pacientes para la cirugía son la magnitud de los síntomas y la resistencia a los tratamientos médicos.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)85515-6
       
  • Otosclerosis
    • Authors: F. Rubin; A. Lacan; P. Halimi; P. Bonfils
      Pages: 1 - 18
      Abstract: Publication date: April 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 2
      Author(s): F. Rubin, A. Lacan, P. Halimi, P. Bonfils
      La otosclerosis u otospongiosis es la primera causa de sordera adquirida de transmisión progresiva con tímpano normal en las poblaciones caucásicas. En la mayoría de los casos, comienza en la 4.a década de la vida y la afectación es bilateral en alrededor del 75% de los pacientes. Se trata de una patología de etiología multifactorial, cuya fisiopatología aún no está dilucidada. Provoca una espongificación del hueso al nivel de los focos cartilaginosos, vestigios embrionarios del desarrollo, que se limitan a la cápsula ótica. La localización más clásica de estos focos se sitúa en la fissula ante fenestram, provocando una osificación del ligamento anular de la platina al nivel de la ventana vestibular, causante de una anquilosis estapedovestibular. Otras localizaciones de los focos lesionales (cóclea, conductos semicirculares) también pueden provocar una sordera de percepción, acúfenos o incluso vértigo. Un porcentaje variable (alrededor de la mitad) de las otosclerosis parecen esporádicas, a diferencia de la forma familiar, de transmisión autosómica dominante con penetrancia variable, cuyo inicio es más precoz y su evolución más rápida. Las principales hipótesis fisiopatológicas de la enfermedad son: genética, trastorno del metabolismo óseo relacionado con una activación de la reabsorción ósea, autoinmunidad anticolágeno de tipo II al nivel de la cápsula ótica, o incluso reacción inflamatoria secundaria al virus del sarampión. El diagnóstico se sospecha en todas las sorderas progresivas de transmisión con tímpano normal y se confirma por las pruebas de imagen (tomografía computarizada [TC] o TC de haz cónico), que muestran focos de hipodensidades óseas. Las posibilidades terapéuticas son la abstención terapéutica, la adaptación audioprotésica convencional y la cirugía, dirigida a restablecer el efecto de columela, con ayuda de una prótesis introducida en el vestíbulo a través de una platinotomía o de una platinectomía. Los riesgos quirúrgicos principales son la cofosis (alrededor del 1% de los casos) y la reaparición de una sordera de transmisión.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)83972-2
       
  • Epistaxis
    • Authors: J.-M. Prades; M. Gavid
      Pages: 1 - 10
      Abstract: Publication date: April 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 2
      Author(s): J.-M. Prades, M. Gavid
      La epistaxis es un motivo de consulta cotidiano en las urgencias de otorrinolaringología. Existen muchas etiologías, de diversa gravedad. Las causas locales de epistaxis son los traumatismos faciales, la mancha vascular o una perforación septal y, en menos ocasiones, un fibroma nasofaríngeo en adolescentes masculinos o un tumor maligno nasosinusal. Las epistaxis de causas sistémicas se relacionan con una alteración de la hemostasia constitucional o, con más frecuencia, adquirida durante un tratamiento antitrombótico, una enfermedad de Rendu-Osler o una enfermedad sistémica como la enfermedad de Wegener. El tratamiento debe dirigirse simultáneamente a controlar la hemorragia y evaluar sus consecuencias. Se deben considerar tres situaciones de gravedad diferente: la epistaxis de gravedad extrema con shock que requiera reanimación y la hemostasia de un tronco arterial cefálico principal, como la arteria carótida interna; la epistaxis grave por su contexto, porque existe un traumatismo accidental o perioperatorio, un trastorno de la hemostasia o, en menos casos, una enfermedad de Rendu-Osler o un fibroma nasofaríngeo, y la epistaxis «benigna» porque responde rápidamente a los pequeños procedimientos locales de hemostasia, sobre todo con el control de una mancha vascular septal.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)83973-4
       
  • Papilomatosis laríngea del adulto
    • Authors: L. Slaim; F. Rubin; P. Bonfils; O. Laccourreye
      Pages: 1 - 7
      Abstract: Publication date: April 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 2
      Author(s): L. Slaim, F. Rubin, P. Bonfils, O. Laccourreye
      La papilomatosis laríngea o papilomatosis respiratoria recidivante (PRR) se caracteriza por el desarrollo de lesiones proliferativas exofíticas, papilomas, a nivel de la mucosa de las vías aéreas. El virus del papiloma humano (VPH) ha sido identificado como agente causal, y los tipos 6 y 11 los más frecuentemente detectados. Los VPH de tipo 11 parecen estar asociados a formas de mayor gravedad que los de tipo 6. Cuando las lesiones papilomatosas se localizan predominantemente en el plano glótico, el síntoma principal de la PRR en el adulto es la disfonía con ronquera de la voz. La incidencia de la extensión extralaríngea de los papilomas respiratorios está estimada en un 16%. El pronóstico vital puede estar comprometido en caso de obstrucción de las vías aéreas o de malignización de los papilomas. En la papilomatosis, la tasa de displasia no está bien evaluada. En la actualidad, no existe un tratamiento curativo que permita una «curación» de la PRR y ninguna modalidad terapéutica única ha demostrado su eficacia constante en la erradicación de las lesiones de la PRR. El tratamiento quirúrgico consiste en una exéresis de las lesiones papilomatosas que permita una desobstrucción laríngea y un mantenimiento o restauración de la voz. En ocasiones se asocia un tratamiento adyuvante.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(17)83975-8
       
  • Traumatismos sonoros agudos
    • Authors: M. Kossowski
      Pages: 1 - 11
      Abstract: Publication date: February 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 1
      Author(s): M. Kossowski
      Los traumatismos sonoros agudos se deben a lesiones secundarias a una exposición excesiva a ruidos traumáticos. Las lesiones del oído interno son mecánicas, metabólicas e isquémicas. Provocan una reacción inflamatoria y la producción de radicales libres que pueden dar lugar a apoptosis. El ruido ocasiona también lesiones nerviosas, que se denominan neuropatía por traumatismo sonoro. Las consecuencias consisten en hipoacusia, acúfenos y, en ocasiones, hiperacusia. Aunque los mecanismos de lesión se conocen mejor desde el punto de vista fisiopatológico, se están realizando numerosos estudios terapéuticos basándose en los conocimientos patogénicos. Sin embargo, en la actualidad, la corticoterapia es el único tratamiento aceptado en la práctica. Por tanto, hay que hacer hincapié en la prevención.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(16)82192-x
       
  • Trastornos del equilibrio y vértigo en la infancia
    • Authors: S. Wiener-Vacher
      Pages: 1 - 11
      Abstract: Publication date: February 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 1
      Author(s): S. Wiener-Vacher
      La adaptación reciente de las nuevas técnicas de exploración vestibular a los niños (incluso muy pequeños) ha permitido determinar las distintas patologías responsables de trastornos del equilibrio en la infancia y su frecuencia. Cuando se diagnostica un vértigo o un trastorno del equilibrio en la infancia, es motivo de preocupación para los médicos y las familias, y motiva que se realice, aún con demasiada frecuencia, una prueba de imagen como primera elección, inútil y cara, antes incluso de una exploración física oto-neuro-vestibular adecuada. En este artículo, se describen en detalle las particularidades pediátricas de la evaluación de la función vestibular y los principales signos sugestivos de una afectación del aparato del equilibrio en la infancia. Un mejor conocimiento de la prevalencia de las principales etiologías encontradas en los trastornos del equilibrio y el vértigo en la infancia determina la conducta práctica diagnóstica y terapéutica más adecuada y, por tanto, más eficaz.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(16)82193-1
       
  • Mucoceles sinusales y pneumosinus dilatans
    • Authors: H. Benkhatar; A.-L. Gaultier; P. Halimi; P. Bonfils
      Pages: 1 - 9
      Abstract: Publication date: February 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 1
      Author(s): H. Benkhatar, A.-L. Gaultier, P. Halimi, P. Bonfils
      Un mucocele sinusal es un quiste, delimitado por un epitelio respiratorio y lleno de moco, que se desarrolla a partir de un seno paranasal y que es capaz de expandirse. Su fisiología es compleja y no unívoca. Su frecuencia ha aumentado desde el desarrollo de la videocirugía endoscópica nasal. Los mucoceles afectan en la mayoría de los casos al seno frontal y a la región frontoetmoidal. Los síntomas se deben la mayoría de las veces a la extensión extrasinusal del mucocele, pero también pueden detectarse en una tomografía computarizada sin que todavía exista ningún signo clínico. Las pruebas de imagen son el elemento esencial del diagnóstico, sobre todo la resonancia magnética. La evolución clásica de un mucocele es una expansión lenta que evoluciona a lo largo de muchos años y que se mantiene asintomática mucho tiempo. El tratamiento es quirúrgico. Un hiperseno es un seno hiperaireado, sin alteración de las paredes óseas sinusales, ni de la forma del hueso afectado. Un pneumosinus dilatans es un seno cuya hiperaireación llega a deformar el hueso implicado, pero sin alterar las paredes óseas del seno. Un neumocele sinusal es un seno hiperaireado cuyas paredes óseas se expanden, pero también presentan un adelgazamiento y/o una erosión. La fisiopatología del pneumosinus dilatans no es unívoca. Se han propuesto varios mecanismos etiológicos y patogénicos, en gran medida teóricos. Se han descrito menos de 150 casos de pneumosinus dilatans en la literatura. El seno frontal es el que se afecta con más frecuencia (63% de los casos), seguido del esfenoidal (24%), del maxilar (20%) y del etmoidal (19%). La opción quirúrgica sólo se propone en caso de alteración estética o funcional invalidante para el paciente.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(16)82194-3
       
  • Laringitis agudas del adulto
    • Authors: K. Aubry; A. El Sanharawi; A. Pommier
      Pages: 1 - 9
      Abstract: Publication date: February 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 1
      Author(s): K. Aubry, A. El Sanharawi, A. Pommier
      Las laringitis agudas del adulto corresponden a una inflamación de la laringe y se manifiestan por cuadros clínicos muy variados, que abarcan desde la laringitis catarral simple a la laringitis supraglótica con riesgo de dificultad respiratoria aguda y compromiso del pronóstico vital. Aunque la etiología infecciosa es, con mucho, la más frecuente, es posible encontrar causas alérgicas, traumáticas o cáusticas, y también pueden ser responsables algunas enfermedades sistémicas. El tratamiento debe ajustarse a la gravedad del cuadro clínico.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(16)82195-5
       
  • Manifestaciones otorrinolaringológicas del reflujo
           gastroesofágico
    • Authors: C. Blanchet; M. Mondain
      Pages: 1 - 12
      Abstract: Publication date: February 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 1
      Author(s): C. Blanchet, M. Mondain
      El reflujo gastroesofágico (RGE) puede causar manifestaciones otorrinolaringológicas (ORL). El ácido, la pepsina, los mecanismos reflejos y las anomalías de la sensibilidad explican las distintas sintomatologías observadas en adultos y niños. En los adultos, el reflujo faringolaríngeo (RFL) provoca sobre todo manifestaciones laríngeas (disfonía, carraspeo, parestesias faríngeas, problemas de deglución, tos, problemas respiratorios o espasmos laríngeos), con una afectación laríngea posterior glótica y/o supraglótica y/o subglótica. Las exploraciones, de las que la principal es la pH-metría de doble canal, no están estandarizadas y no siempre están disponibles (impedanciometría). El tratamiento consiste en medidas higiénico-dietéticas y un control de la acidez mediante un tratamiento farmacológico o, en pocos casos, mediante cirugía. En los niños, el reflujo se considera patológico cuando provoca síntomas invalidantes y/o complicaciones ORL. Las manifestaciones clínicas varían según la edad del niño: laríngeas (estridor, estenosis, espasmo), rinofaríngeas (hipertrofia de las vegetaciones adenoideas, rinitis neonatal, infecciones recidivantes) y otitis serosas. El tratamiento es médico y en ocasiones quirúrgico. Tanto en adultos como en niños, la falta de estandarización de las pruebas complementarias no permite realizar trabajos con una metodología incuestionable y los numerosos avances que están en fase de desarrollo deberían aumentar nuestros conocimientos en los próximos años.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
      DOI: 10.1016/s1632-3475(16)82202-x
       
  • Tumores del nervio facial
    • Authors: Barbut
      Abstract: Publication date: April 2018
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 47, Issue 2
      Author(s): J. Barbut, F. Tankéré
      Los tumores del nervio facial son raros y los más frecuentes de ellos son el schwannoma del nervio facial y el hemangioma. Las otras etiologías se describen como diagnósticos diferenciales. El schwannoma del nervio facial puede afectar a todos los segmentos intrapetrosos del nervio, pero se localiza preferentemente en el ganglio geniculado. Las manifestaciones más frecuentes son una afectación de la motricidad facial o los signos cocleovestibulares. La resonancia magnética y la tomografía computarizada (TC) son indispensables para pensar en el diagnóstico, precisar la extensión de la lesión, descartar las otras etiologías y definir la vía de acceso de un posible tratamiento quirúrgico. El reto principal en estos tumores del nervio VII es la preservación o la rehabilitación de la función facial teniendo en cuenta también el problema auditivo. Dependiendo del estado de la motricidad facial y de la audición, de la localización del tumor, de su progresión, así como de la edad y los deseos del paciente, el tratamiento puede ser quirúrgico (resección total o parcial), mediante radioterapia estereotáxica, o consistir en una vigilancia simple.

      PubDate: 2018-04-25T15:31:16Z
       
  • Disnea laríngea del adulto
    • Authors: Garrel
      Abstract: Publication date: February 2018
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 47, Issue 1
      Author(s): Y. Caussé, R. Garrel
      La disnea laríngea es una urgencia otorrinolaringológica frecuente desde el punto de vista tanto terapéutico (restitución de la vía aérea) como diagnóstico. Es el reflejo de un aumento de las resistencias al flujo de aire en la vía respiratoria al nivel de la laringe, órgano de pequeño calibre. El diagnóstico positivo se realiza por la demostración de la tríada sintomática: bradipnea inspiratoria con tiraje y ruido inspiratorio laríngeo (cornaje, estridor), lo que permite distinguirla de otras disneas. El diagnóstico etiológico se basa esencialmente en el contexto (traumático, infeccioso, intoxicación, mixto) y las características de aparición de la disnea (aguda, progresiva). La etiología es variada, orgánica o funcional, intrínseca o extrínseca, al nivel de una o de varias regiones de la laringe (subglotis, glotis y/o supraglotis). En caso de disnea laríngea aguda, la búsqueda de signos de gravedad se realiza a la vez que la de las circunstancias de aparición. De este modo, los distintos cuadros característicos dan lugar a un diagnóstico y un tratamiento práctico en función del grado de urgencia. El diagnóstico etiológico se respalda con la exploración física ORL, en la que la exploración nasofibroendoscópica puede completarse con una endoscopia de las vías aerodigestivas superiores y pruebas complementarias en función de las etiologías sospechadas y del contexto.

      PubDate: 2018-03-21T13:05:58Z
       
  • Dolor en otorrinolaringología
    • Authors: J.-M. Prades; Gavid
      Abstract: Publication date: February 2018
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 47, Issue 1
      Author(s): J.-M. Prades, M. Gavid
      El dolor cervicofacial es un síntoma neurológico complejo con varios componentes: somestésico, cognitivo, afectivo y conductual. El paciente exige más tiempo que una simple consulta observacional: la anamnesis y la exploración locorregional (e incluso general) deben dar lugar a un diagnóstico cualitativo y cuantitativo del dolor, que culminará en una estrategia precisa de pruebas complementarias (pruebas de imagen) y de tratamiento. Las cefaleas primarias o esenciales representan el 90% de las cefaleas observadas y en la mayoría de los casos son benignas: se deben distinguir la migraña, cefalea tensional, cefalea crónica diaria (CCD) y la cefalea histamínica de Horton. Cualquier modificación de la semiología habitual o su aparición inesperada debe alertar al médico y hacer que se realice una resonancia magnética (RM) cerebral de urgencia. Una CCD obliga a buscar un abuso de analgésicos; un acceso de cefalea histamínica de Horton debe hacer que se administre rápidamente sumatriptán y oxigenoterapia en alto flujo. Las cefaleas secundarias se caracterizan por su contexto o una causa precisa. Se asocian a un traumatismo craneal, una afectación endocraneal infecciosa, tóxica (monóxido de carbono) o metabólica, un trastorno de la hidráulica del líquido cefalorraquídeo (LCR) o a una afectación pericraneal orbitaria, nasosinusal, bucodental, otológica o cervicógena. Las neuralgias cervicofaciales obligan a pensar en varios factores etiológicos: un conflicto vasculonervioso trigeminal para la neuralgia facial o el virus herpes para la neuralgia del ganglio geniculado. Algunos contextos deben destacarse: las cefaleas agudas en urgencias, las cefaleas de los niños y de los ancianos, el dolor en pacientes con carcinomas evolutivos de las vías aerodigestivas superiores, durante un tratamiento o en caso de algias como secuelas somáticas o psíquicas. Es necesario contar con unos conocimientos farmacológicos mínimos, en particular para los opioides y los tratamientos de las neuropatías. A menudo, hay que considerar un tratamiento multimodal. El dolor postoperatorio en otorrinolaringología obliga al cirujano a respetar las recomendaciones, como después de una amigdalectomía, modelo de una cirugía corriente e hiperálgica tanto en niños como en adultos.

      PubDate: 2018-03-21T13:05:58Z
       
  • Síndrome de la nariz vacía
    • Authors: Saroul Puechmaille; Pastourel Mom Gilain
      Abstract: Publication date: November 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 4
      Author(s): N. Saroul, M. Puechmaille, R. Pastourel, T. Mom, L. Gilain
      El síndrome de la nariz vacía es una entidad reciente que probablemente esté subestimada. Su diagnóstico es clínico. Se caracteriza por la presencia de una obstrucción nasal paradójica sin relación con los hallazgos anatómicos. Se produce después de las intervenciones endonasales de reducción de los cornetes inferiores y/o medios. Esta obstrucción se asocia a distintos síntomas rinológicos y no rinológicos. Este síndrome provoca una alteración importante de la calidad de vida y suele observarse una sintomatología ansioso-depresiva que, en ocasiones, está en el primer plano, por lo que algunos autores consideran este síndrome como una enfermedad psicosomática. El objetivo de este artículo es ofrecer una visión actualizada de la definición, la fisiopatología, la prevención y el tratamiento del síndrome de la nariz vacía.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
       
  • Tumores de la glándula parótida
    • Authors: Bonfils Laccourreye; Giraud Halimi
      Abstract: Publication date: April 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 2
      Author(s): P. Bonfils, O. Laccourreye, P. Giraud, P. Halimi
      Los tumores de la glándula parótida suponen el 70-80% de los tumores de las glándulas salivales. Cerca del 80% de ellos son benignos y la mayoría aparecen en adultos. Estos tumores se caracterizan por una gran diversidad en sus características patológicas; la clasificación patológica de la Organización Mundial de la Salud de estos tumores describe cerca de 10 formas diferentes de adenomas, entre los que predominan el adenoma pleomorfo y el tumor de Warthin, pero también cerca de una veintena de tipos de carcinomas, tumores no epiteliales, linfomas y tumores secundarios. La clínica varía dependiendo del tipo de tumor, en particular según su naturaleza benigna o maligna. Las principales exploraciones complementarias son la resonancia magnética y la punción-aspiración con aguja fina, a menudo guiada por ecografía. La tomografía computarizada no tiene un lugar destacado en la evaluación de estos tumores parotídeos. El tratamiento de los tumores benignos de la glándula parótida se basa en la cirugía, cuyo tipo de resección es objeto de debate en la literatura y varía entre las técnicas de exéresis amplia, como la parotidectomía total conservadora del nervio facial, y los procedimientos más o menos limitados, como la disección extracapsular. El tratamiento de los tumores malignos se basa en la cirugía y la radioterapia, cuyas indicaciones se plantean en función del estadio del tumor.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
       
  • Linfangiomas cervicofaciales: pruebas de imagen, diagnóstico y
           tratamiento
    • Authors: Teissier
      Abstract: Publication date: April 2017
      Source:EMC - Otorrinolaringología, Volume 46, Issue 2
      Author(s): N. Teissier
      Los linfangiomas son malformaciones de los vasos linfáticos que se desarrollan principalmente en la cara y el cuello. Se definen por la existencia de quistes de paredes finas, que evolucionan en episodio agudos inflamatorios. Dependiendo del tamaño de los quistes, se describen principalmente dos tipos: los linfangiomas microquísticos y los macroquísticos. Se distinguen según sus características topográficas, clínicas y pronósticas. Esta diferencia también influye en su tratamiento. Se han propuesto varias opciones terapéuticas, sin que ninguna haya demostrado ser superior a las demás, en particular en el tratamiento de los linfangiomas microquísticos.

      PubDate: 2018-03-10T09:36:52Z
       
 
 
JournalTOCs
School of Mathematical and Computer Sciences
Heriot-Watt University
Edinburgh, EH14 4AS, UK
Email: journaltocs@hw.ac.uk
Tel: +00 44 (0)131 4513762
Fax: +00 44 (0)131 4513327
 
Home (Search)
Subjects A-Z
Publishers A-Z
Customise
APIs
Your IP address: 54.224.91.246
 
About JournalTOCs
API
Help
News (blog, publications)
JournalTOCs on Twitter   JournalTOCs on Facebook

JournalTOCs © 2009-